Fundación Abogados de Atocha | 15 junio 2024.

Presentación del libro sobre el TOP de Juan José del Águila en Campamento (Madrid)

    En la Biblioteca Ángel González en Campamento ha tenido lugar la presentación del libro sobre el TOP de Juanjo del Águila, presentación que fue organizada por la Asociación Mesa de la Memoria Histórica del Distrito de Latina. Contó con la participación e intervinieron del presidente de la Asociación, Luis S. Fernández, Jaime Cedrùn como Patrono de la Fundación Abogados de Atocha y el Magistrado Juan José del Águila, autor de la investigación sobre el TOP y el libro que la recoge.

    22/01/2024.
    Presentación TOP en Campamento

    Presentación TOP en Campamento

    Los intervinientes presentaron al autor Juan José del Águila, haciendo un recorrido sobre su vida como luchador por la libertad, antes de ser abogado siendo detenido y condenado por el TOP.  Después ejerciendo como abogado laboralista defensor de los trabajadores y denunciando las arbitrariedades del propio Tribunal que le supuso otra condena por desacato. Y su posterior reconocimiento, en democracia, accediendo, debido a su reconocida competencia, a la Magistratura de lo Social.

    Se informó que el libro ha sido promovido por la Fundación Abogados de Atocha, habiendo cedido el autor sus derechos a la misma.  

    Asimismo, se  hizo un amplio resumen sobre los contenido del libro, poniendo énfasis en la represión institucionalizada que supuso el Tribunal de Orden Público y denunciando el olvido interesado que se ha hecho del mismo en la transición y a lo largo de la democracia y, en especial, en la falta no solo de responsabilidades sino de investigación del papel de los jueces y funcionarios que sirvieron al mismo, así como de los funcionarios de la policía política que fueron claves en las instrucciones y cuyos expedientes eran las pruebas determinantes de las sentencias. Todos ellos pudieron seguir sus carreras sin mácula, borrado su paso por el TOP.

    Se abordó, con carácter general, la represión de la libertad por el franquismo y las diversas formas de organizarla desde el régimen buscando una apariencia de Estado de Derecho. Poniendo cifras a la barbarie fascista que ahora el neofranquismo quiere rehabilitar en un nuevo intento de volver a la España negra.

    Se plantea que antes del TOP que se aprueban en Cortes en 1963 y dura hasta 1977, transcurre un periodo 1939 (1936 en las zonas conquistadas)- 1963 donde actúan diversas jurisdicciones especiales y una ausencia total de respeto a los derechos humanos y de un  Estado de Derecho. Implantan un periodo de terror.

    Hasta 1945 (aunque el Estado de Guerra duró hasta 1948), periodo brutal que se alivia con la derrota del fascismo en la 2ª Guerra Mundial.

    En 1939 aprueban la Ley de Responsabilidades Políticas, aplicable a supuestos delitos anteriores a la propia ley. Duró hasta 1966.  400.000 investigados, 200.000 sentenciados con multas,  inhabilitaciones, incautaciones,… Depuraciones de maestros, carteros, jueces,… El 10% de la población fue condenada a una “muerte civil”

    En 1940, aprueban la ley de la Represión de la Masonería y el Comunismo. Más de 80.000 expedientes, también los exiliados como Negrín, Presidente del Gobierno o Martínez Barrio, Presidente de las Cortes Republicanas. Ese año había en las cárceles 270.000 presos y más de 90.000 en campos de concentración. 

    En 1947 refuerzan el Decreto- Ley contra el Bandidaje y el Terrorismo lo que supone continuar con apariencia de legalidad actuando la Jurisdicción Militar con carta blanca contra todo tipo de oposición guerrillera o no. Se calcula en 60.000 personas encarceladas por supuesta colaboración con la guerrilla.

     Los Consejos de Guerra en los 39 años de dictadura condenaron a muerte a 150.000 personas, siendo ejecutadas la tercera parte. A los que cabe añadir los más de 15.000 fallecidos en prisión pos la ausencia de condiciones dignas como la que sufrió Miguel Hernández.

    Con el fin de la guerrilla -y con ella la derrota de la oposición derivada de la guerra civil-, el reconocimiento internacional del Régimen por USA y el Vaticano en 1953 y  la entrada en la ONU en 1955, empieza un nuevo intento de apariencia de Estado de derecho. Crean nuevas Jurisdicciones Especiales: la de Orden Publico que mantiene a la militar para delitos de orden público y daba cobertura a todos los Estados de Excepción, la Nacional de Propaganda y la de Centros de Enseñanza. Esta última para reprimir sin recurrir a los Consejos de Guerra,  las protestas estudiantiles de 1956 protagonizadas por los hijos de los jerarcas del régimen.

    La aparición de una nueva oposición interna protagonizada por el movimiento obrero, estudiantil y vecinal que coge fuerza a finales de los 50, la desproporción de la represión militar y especial que genera un deterioro de la imagen del régimen, así como la ineficacia ante las nuevas formas de lucha, hace que el régimen se replantee las competencias de la jurisdicción militar y las jurisdicciones especiales y cree el TOP. Y con ello pasamos a un periodo que algunos observadores calificaron de terror blanco

    El TOP fue una operación de blanqueo intentando colar una represión institucionalizada como un respeto al Estado de Derecho. Duró de 1963 a 1977 y fue complementado con la jurisdicción militar que siguió actuando para terrorismo, actos con violencia y actos contra las FFAA y la policía. Este tribunal calificaba el delito y decidía si lo pasaba o no al TOP.

    La investigación de Juan José del Águila sobre todas las sentencias de dicho tribunal, concluye con que hubo 50.714 afectados, 9146 procesados y 6.748 condenados. Un total de 11.958 años de cárcel y 32,5 Millones de pesetas en multas. Prácticamente, todas las sentencias se sustentaban en los informes de la policía política  y casi todas fueron ratificadas por el Tribunal Supremo. La falta de garantías de todo tipo fue la norma.

    En un periodo similar, 1960-1977 la jurisdicción militar condenó en Consejos de guerra a 5.600 personas. 

    En los últimos 20 años hubo 11 declaraciones del Estado de Excepción, más de 5 años de los últimos 20 de la Dictadura, los españoles vivieron con las escasas garantías jurídicas suspendidas.

    Con todas estas cifras y las consecuencias indirectas que tuvieron en términos de represión laboral con los despidos de los trabajadores procesados o detenidos o represión estudiantil con los expedientes académicos, solo se puede entender que el neofranquismo tenga eco gracias al silencio de lo que supuso la represión de la libertad y de la vida en la Dictadura. 

    Una investigación del autor del libro que también refleja el silencio y el olvido cómplice que se ha practicado en democracia sobre el TOP. Los 55 funcionarios elegidos por su inquebrantable adhesión a los principios franquistas ni siquiera han padecido una investigación que descubriera su pasado, ni siquiera sus sentencias, algunas sacadas de la casa de los horrores fascista. Los tres Presidentes del TOP terminaron siendo jueces del Tribunal Supremo.

    Se comentó las dificultades de la investigación por parte del autor y de las posibilidades que hay de ampliarla. Se aclaró que en el estudio están las personas sentenciadas, hubo muchas más afectadas que no llegaron a tener sentencia.